sábado, 15 de diciembre de 2007

EL ANÁLISIS DE AGUA

Solución de Jabón de Marsella para
determinación de Dureza en Aguas
UN POCO DE HISTORIA: Los pueblos nómades por lo general buscaban refugio en sitios cercanos a cursos de agua debido a que allí no solo disponían del vital elemento, sino que la fauna ictícola les daba sustento además del aseo. Según la biblia, el agua era transportada en vasijas de plata por la capacidad bacteriostática de éste metal. Así el líquido se mantenía en buenas condiciones. Las enfermedades hídricas como el cólera, la fiebre tifoidea (no muy lejos en nuestra historia) diezmaron a la humanidad y con el descubrimiento del Cloro el agua pudo ser saneada. Sin embargo recién en el siglo XVIII, los franceses se ocuparon de analizar su composición, principalmente las industrias textiles, en donde el 90% del insumo es agua - utilizada para el proceso de la fibra, lavado, teñido, aprestado - cuya agua no debía ser dura para no "cortar" el jabón (formar jabones cálcicos y magnésicos) como tampoco contener metales como Hierro, considerando que muchas aguas arrastran compuestos ferrosos los que luego confieren a la materia textil un color marrón propio de los óxidos ferroso-férricos. Por otra parte, microbiólogos como Koch, Roux y su maestro Pasteur quien en sus inicios se dedicó a investigar la microbiología de las sustancias alimenticias ente las que se halla el agua, comenzaron sus investigaciones microbiológicas y registraron episodios como epidemias en el viejo mundo. Un hito fundamental en el análisis es el libro de Groupil "Lánalyse des eaux", editado en Paris en 1901 (del que poseo un ejemplar), en donde el autor define la potabilidad de un agua
mediante un criterio químico al investigar los compuestos del ciclo del nitrógeno (nitritos, nitratos, amonio y materia orgánica), clasificando la muestra de cuatro formas: agua muy pura; agua potable; agua sospechosa y agua mala. Lo que había hecho Groupil era solamente amalgamar el análisis químico cuantitativo con los conocimientos bacteriológicos de la época y, basándose en el criterio químico, definir la calidad. Al día de hoy no se puede hablar de calidad química ni de calidad microbiológica, solo se puede hablar de CALIDAD DE UN AGUA, basando los resultados analíticos en parámetros muchas veces no universalmente semejantes. LOS MÉTODOS ANALÍTICOS: Varios son los organismos que lideran las investigaciones sobre la adecuada metodología analítica, no obstante la experimentación del laboratorista como la disponibilidad de equipamiento son las que finalmente definen los métodos a seguir. El análisis de agua irrumpió socialmente coincidiendo con la baja en el aporte de las obras sociales. Muchos laboratorios disponían de espacio y tiempo para hacer análisis de aguas sin tener demasiada experiencia aún en la interpretación de los resultados. Los reactivos no solo deben prepararse partiendo de drogas pro análisis sino que deben valorarse con patrones primarios, algunos de ellos desecados y llevados a desecador a peso constante para preparar las soluciones referenciales (de Cloruros, Carbonatos) o tomar patrones cuya calidad sea confiable como los utilizados para Fósforo, Nitritos, Nitratos. Las soluciones deben chequearse periódicamente así como los reactivos colorimétricos con sus respectivos patrones, efectuando la correspondiente corrección volumétrica o colorimétrica, pero todo a partir de una balanza de precisión confiable. La gravimetría es el análisis referencial y el peso de los reactivos permitirá llegar a un resultado analítico seguro. No obstante, en el mercado aparecieron "Kits" de factura nacional para determinación de varios iones, cuyo antecedente son los reactivos de un conocido laboratorio alemán. Sin embargo, cuando se habla de "partes por millón" el laboratorista debe estar lo suficientemente experimentado para una comparación de colores con patrones inalterables. Convengamos que la moderna química analítica ha dejado de lado en la práctica los principios de la colorimetría, ya sea la comparación de tipos en tubos de Nessler ó la igualación en campo en un objetivo monocular de dos campos de un colorímetro de Duboscq, fabricado hasta los años 60 por Bausch & Lomb y que permitía no ya para análisis de rutina pero sí para prácticas formar al analista para, como se dice habitualmente "Hacer el ojo". ¿Es posible comparar confiadamente un color desarrollado en un vasito cilíndrico con una cartilla de colores impresa en una cartulina? Desde siempre el patrón de hierro se realizó con limaduras de hierro (o "fil de clavecin" - hilo de piano- cortado convenientemente) disuelto en ácido clorhídrico, llevado a volumen, con lo que certeramente se sabe que en una alícuota hay una determinada y exacta cantidad de hierro, el que se oxidará con permanganato de potasio y se evidenciará con tiocianato de sodio para luego compararse o leerse en un fotocolorímetro. La investigación de parámetros en un agua es un arte, no una rutina, en la que uno de los principales insumos es la experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DE QUE FORMA APLICARÍAS EL CONTENIDO DE ESTA ENTRADA?
ENVIAME TU MAIL Y ESTAREMOS EN CONTACTO.