domingo, 26 de noviembre de 2006

MI PRIMER COLORÍMETRO

DE UNA CALCULADORA DE TAIWAN AL PRIMER COLORIMETRO
El haber crecido en una escuela técnica y en la época en que los equipos domésticos valvulares se tiraban a la basura para dar paso a los transistorizados, me brindó la posibilidad de desarmar radios, tocadiscos y cuanto equipo estuviera fuera de circulación, para reciclar resistencias, capacitores, parlantes, además de reconocerlos. mi adolescencia se mezcló entre evaluaciones de Química y hobbistas evaluaciones electrónicas. Rosario era verdaderamente una fiesta productiva como creativa. Fábricas como Estexa, Kop, Fader, Gardini, requerían insumos electrónicos que muchas veces eran provistos por casas como Filidoro, Katester o Silfer (todos éstos nombres desconocidos para muchos pero no tan lejanos en el tiempo). Los amateurs de la electrónica nos proveíamos en las mismas en donde los vendedores también brindaban algún consejo útil sobre el conexionado o las características del reemplazo. La unión con la Química: En 1976 yo había ingresado en el laboratorio de Estexa, una gran fábrica textil en donde entre varias tareas hacía análisis de aguas. Mis 18 años me sorprendían valorando dureza, alcalinidad, residuo seco, pH y otras determinaciones fisicoquímicas, aún con métodos referenciados hoy en día como históricos: la hidrotimetría con jabón de Marsella.
En 1985 necesitaba de un colorímetro. Los conocidos Andali (un humilde homenaje al creador rosarino) eran inalcanzables. Ya en el '75 se exponían en las vidrieras de Fuvias, en calle Santa Fe 1618 y solo podía contemplarlos. El modelo "1" con carcaza metálica y dial indicador de longitudes de onda con colores, era una pieza insustituible en el laboratorio químico / clínico.
Entonces decidí recurrir a circuitos publicados en el Vogel de Química Analítica Cuantitativa Instumental y ensayar algunos, soldando y recurriendo a la prueba y al error.
El gran desafío del fotòmetro fué desde el inicio, el fotodetector. Los primeros eran tubos (o válvulas o fototubos), luego la célula fotoeléctrica que se impuso con el conocido modelo "Cromoion" y el "Lumetron americano", para hoy en día utilizar fototransistores ó fotorresistencias.
Las calculadoras solares atiborraban las mesas de los vendedores ambulantes en las veredas de Rosario a 1 peso cada una. ¿Qué tenían esas calculadoras solares made in Taiwan???: Una célula fotoeléctrica, difícil de hallar en el mercado de repuestos de la ciudad, por una simple razón:
Las casas de electrónica estaban cerrando porque ya nada se reparaba. La importación indiscriminada permitía comprar y no reparar.
En un momento me encontré con 20 o mas calculadoras desguazadas y sin la célula, un par de vúmetros utilizados como miliamperímetros y testers analógicos para desarmar y utilizar el instrumento de medición, comprados a bajo precio.
Posteriores ensayos me permitieron la utilización de otro tipo de fotodetector, mas sensible y adecuado, pero éstos fueron los inicios de mi vida en la electromedicina.
De allí nació el primer Fotocolorímetro fotoeléctrico a filtro, que no tenía nada que envidiarle a uno comercial, puesto que las curvas de calibración con soluciones de absorbancia referencial eran reproducibles en el pequeño equipo a la misma longitud de onda.
Esto me permitió efectuar determinaciones de iones Nitrito, Nitrato y turbidimétricas rápidas de Sulfatos en el estudio del Arroyo Cda. de Gómez, junto a mi querida amiga Vicky.
No supe si se hallaban en el mercado nacional equipos tan pequeños, el hecho es que fué el primero. El gabinete fué comprado en Gimenez, cuando aún estaba por calle Córdoba, y curiosamente uno de los componentes mas difíciles de hallar fué la caja de pilas para dos elementos medianos que conseguí, luego de mucho caminar, en el Service oficial de Noblex.
Luego, cuando ésto estuvo finalizado, llegó el desafío de un conductímetro que nació de los restos aún humeantes de un grabadorcito a cinta.
Años mas tarde, con la misma inquietud inicial, se desarrolló el módulo de lectura para UV a 370 nm a muy bajo costo para laboratorios que no disponían de espectrofotómetro en rango UV.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DE QUE FORMA APLICARÍAS EL CONTENIDO DE ESTA ENTRADA?
ENVIAME TU MAIL Y ESTAREMOS EN CONTACTO.