sábado, 18 de agosto de 2007

EQUIPOS Y BASURA ELECTRÓNICA


EL APASIONANTE
DESAFÍO DE DISEÑAR
CON "LO QUE HAY"


Muchas veces caminamos por la calle y observamos restos de equipos de audio, TV y sobre todo placas de computación o esqueletos de CPUs dentro de un contenedor.
Para quien escribe, recordando que, en le etapa discreta de la electrónica discreta, comprar un par de transistores no era económico, o que el tamaño de un capacitor electrolítico modificaba ostensiblemente la altura de una fuente de alimentación. Por lo tanto, es una pena hallar éstos nuevos pequeños componentes útiles casi se diría "huérfanos y abandonados".
En éste proceso de reciclado que todos nos hemos propuesto, se incorpora también el del reuso de elementos económicos pero no por tanto prescindibles. ¿Cuántas veces ha faltado una resistencia de determinado valor para finalizar un prototipo?. Hoy se la puede desoldar y recuperar si se halla en algun circuito impreso, medir para ver si no ha perdido su valor y reutilizarla.


EN EL LABORATORIO:
Como bien saben los bioquímicos, un homogenizador agiliza mucho la tarea previa A un contador de partículas, se diría que es imprescindible. De otra forma, el agitado para una
correcta homogenización de la muestra debe hacerse en forma manual en una rutina cansadora y tediosa.
El costo de un homogenizador comercial está entre los 800 y 1200 pesos, Los antiguos IPE circulares que aún funcionan sin problema cedieron paso a los de vaivén, (ya utilizados desde los años '50, con una marca sueca).
Sin embargo, éste servicio logró un homogenizador sin costo de materiales. Todos los insumos fueron hallados, solo se compraron un par de tornillos con sus tuercas, soldador y estaño. Funciona perfectamente, tiene capacidad para 10 tubos de Kahn y se alimenta con un transformador de 220 a 12V.


LOS ELEMENTOS: Como puede observarse, posee una reducción de velocidad mediante poleas de distinto diámetro, una de ellas a modo de volante y con un eje excéntrico con una biela que mueve la cuna a una velocidad determinada. En las primeras dos fotografías se ve el equipo "limpio", el que luego se convierte en un útil e inmejorable HOMOGENIZADOR y que ha sido testeado en un promedio de 4 horas durante varios meses.


Las poleas, correas y motor: De un grabador roto y en desuso.


La estructura o chassis metálico: De un resto de CPU hallado en un contenedor, cortado y soldado con estaño.


La cuna: Estructura posterior de una computadora. Nótese las hendijas en donde se colocan las placas.


El tranformador de alimentación: Reparado de un cargador de baterías de un celular.


Las mesas plásticas en donde descansa el eje de la cuna: Tapas de plástico duro que cubren habitualmente los espacios frontales no utilizdos de las PCs.


Un componente acrílico: Corte de un trozo de cartel de acrílico roto, con el material en perfectísimo estado. (en Rosario no es fácil hallar cortes de acrílico).


Base: Planchuela sobrante de un equipo armado. Obviamente que éste prototipo se montará sobre una base de melamina (obsequiada por una afamada casa de maderas, que regala los recortes a todo hombre de buena voluntad) y se pintará con algun sobrante de pintura o sus mezclas, ya que hay poco para pintar.


Un viejo y no menos Kitsch poema rezaba lo siguiente: "..EL ARTE AL FIN IGNORA LA MATERIA QUE ELIGE".
Nobleza obliga: Este artículo está dirigido a los profesionales CRITERIOSOS, puesto que pensar que el servicio coloca materiales reutilizados en las reparaciones sería como poder disponer de todos los repuestos, y eso no es posible en una reparación de óptica instrumental, un triac quemado en el variador de velocidad o los comunmente motores quemados de las centrífugas. Nuestro servicio de reparación reemplaza materiales adquiridos y facturados en las casas que quedan de electrónica.-






No hay comentarios:

Publicar un comentario

DE QUE FORMA APLICARÍAS EL CONTENIDO DE ESTA ENTRADA?
ENVIAME TU MAIL Y ESTAREMOS EN CONTACTO.